jueves, 30 de enero de 2014

LA HISTORIA DE MIS SILLAS



Había una vez unas sillas a las que nadie quería, permanecieron a las puertas de un hotel misterioso durante un tiempo,un día pasó por allí un alma caritativa y las recogió.


1.  Las limpió con agua y jabón.
2.  Rascó su imponente pintura  negra, una y otra vez  hasta dejar la madera al descubierto.
3. Quitó las envejecidas telas.
4. Dió una capa de pintura blanca para madera.
5. Lijó con papel lija muy fijo.
6. Volvió a pintar de blanco.
7. Volvió a lijar.
8. .... Y volvíó a pintar.
9. Rascó solo los bordes para darle un aspecto envejecido.
10. Dió cera mezclada con betún de Judea
11. Abrillantó con manopla de algodón.
12. Cambió la tela, con ayuda de grapadora y unas tachuelas.



Y este fue el resultado.



Espero os haya gustado la historia de mis sillas, saludos para tod@s!!